Arnaldo Otegi no es pacifista

Este sábado en Un Tiempo Nuevo dieron la campanada llevando al feriante Willy Toledo (vayan por delante mis disculpas a los nobles feriantes por la comparación). La verdad, la noche del sábado fue un circo en la televisión con al menos tres pistas: La Primera con Alfombra Roja Palace, La Sexta con Toni Cantó y su ansia de protagonismo, Telecinco con el plato fuerte de la noche, en la pista central: Willy Toledo y sus perlas proetarras y procuba y Venezuela.

willy-toledo-telecincoSin duda el momento de gloria del supuesto actor Willy Toledo fue cuando aseguro sin rastro de vergüenza que Arnaldo Otegi es un preso político que cumple condena por luchar por la paz en el País Vasco. Eso me hizo escandalizarme ¡Otegi pacifista!

Desconocía esa faceta de Otegi, debe ser cuestión de mi radicalismo a ultranza pero es oir ese apellido y pensar en ETA, ¿cómo haré tal asociación de conceptos? Pues claro, el mismo Willy Toledo me iluminó cuando con el mismo criterio que le lleva a calificar a Otegi de luchador por la paz y preso político, calificó a Fidel Castro de líder electo, ¡que convocó un plebiscito! UNA VEZ en 45 años de gobierno… todo un ejemplo a seguir de demócrata que no da voz al pueblo porque el pueblo no sabe que es lo que le conviene.

willy-toledo-venezuelaSin embargo, no quiero hablar de la dictadura cubana, el retraso que conlleva la falta de libertades del régimen castrista (y por supuesto el embargo del Estados Unidos sobre la isla, que también hay que tener en cuenta y está motivado -en teoría- por esta falta de democracia). Tampoco quiero hablar de otro de los paradigmas de la democracia según Willy Toledo: Venezuela, país rico pero en el que su población carece de productos básicos como harina y papel higiénico. Quiero hablar de ese pacifista llamado Arnaldo otegi-eta-condenadoOtegi que en su lucha por la paz en el País Vasco apoyaba a los que atentaban a diestro y siniestro contra el supuesto pueblo al que pretendía dotar de libertad. Los vascos han sufrido por gente que carcomida de valores y sin príncipios les robaban la paz, la libertad y les hacían temer hasta hablar en español. Esos terroristas que se envolvían en una bandera de “la paz” regada por la sangre de los propios vascos. Arnaldo Otegi se ha llenado la boca alabando a asesinos, ese gran pacifista que fue cabeza del brazo “político” de la organización terrorista más sanguinaría que hemos conocido en España. ETA es responsable de la muerte de más de 800 personas en atentados, niños incluidos y aún tenemos que escuchar como Willy Toledo le idolotra y convierte en mártir en televisión. Ese Arnaldo Otegi condenado por militar en partidos ilegalizados por colaboración con banda armada.  Ese es el “gandhi vasco” para un actor que no actúa que solo busca protagonismo con su “activismo” de libro de autoayuda.

Lo dicho sr. Toledo, Arnaldo Otegi no es un pacifista, se ponga como se ponga. Al igual que Iñaki de Juana Chaos, no es un fraile en misión evangelizadora en Venezuela.

1 respuesta

  1. larai dice:

    Las barbaridades que hay que oir.” Que a cumplido condena por sus ideas” dicen, no señores, ha cumplido condena por asesino, terrorista y psicópata!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: