Cifuentes renuncia a su máster, tarde y sin renunciar

Si ya no es el tenerlo o no tenerlo, es la mentira, el detalle feo  la falta de empatía con los que sí lo tenemos. Algunas no podemos cursar determinados estudios y oírte  a ti diciendo “se adaptaron a mis particulares necesidades” pues me toca la moral y como a mí, a unos cuantos. Cifuentes, un respeto a los estudiantes de antes y los de ahora. Se agradece el gesto de renunciar al máster, aunque sea un sí pero no o un no pero sí.

Según la RAE la corrupción es según su cuarta acepción “en las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones ymedios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores” y eso es justo lo que parece que ha pasado con esa adaptación a sus especiales necesidades. Ni matricularse, ni asistir, ni examinarse pero aprobar y con nota. Para ello, daba igual a lo que hubiera que recurrir como la “reconstrucción de un acta” que quizá nunca existió por parte del director del máster, lo cual nos llevaría a hablar de una falsificación y muy pocas dimisiones entre los pocos que deben tener valores y moralidad, es el caso de Laura Nuño (subdirectora del Instituto de Derecho Público), algo para lo que no hay estudios y como un máster se tiene o no se tiene.

Claro que no eres la única que falsea su currículum, a mí en repetidas ocasiones me han aconsejado hacerlo con el mío pero no para engordarlo sino al contrario, dejar de poner cursos, másteres y experiencia que tengo y puedo probar con papeles. Claro que, yo no soy presidente ni de mi escalera y no tengo un partido político con un “postgrado en destrucción documental” a mis espaldas. Y he aquí que no falsifico ni por omisión aunque ello genere que haya quien piense que pediré un sueldo desorbitado y no me de ninguna oportunidad.

A lo hecho, pecho. Sin embargo, no te empeñes que si no hay máster lo mejor es hacerse un Don Juan Carlos y decir “lo siento mucho, me he ‘equivocao’ y no volverá a ocurrir”

No un renuncio a mi máster pero lo tengo, lo que no tiene posibilidad de demostrarse no existe, pura ciencia. Detrás de tu aceptación de culpa y la perdida de credibilidad que ya estás sufriendo, debería ir la de otros, por ejemplo Pablo Casado con su máster en “Harvaraca”  que se hizo en un fin de semana. Y otros tantos cargos públicos que han volatilizado sus títulos de sus curriculums, ¿habrán puesto sus barbas a remojar o era por abreviar? mantienen la segunda opción.

Pero vamos a centrarnos, Cristina Cifuentes. Esta señora, hablando sobre el esfuerzo que supone para estudiantes y familias un máster debería servir para que recapacites y te avergüences. Deja ya el tema máster y asume las consecuencias. No queremos mentirosos que incitan a delinquir en cargos públicos, ¿tú sí?


Por cierto, otra de las acepciones de la RAE para corrupción es la de “diarrea” y de eso justo es de lo que más adolece la política autonómica y nacional. No sólo el Partido Popular. Toni Cantó licenciado sin licenciatura (Ciudadanos), Errejón con su beca sin beca (Podemos)… son sólo una anécdota del nulo respeto por los que sí estamos sobrecualificados.

 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: