Coronavirus: lo urgente y lo importante

Estos días de confinamiento para intentar de frenar la curva de contagios de un virus que en apenas dos meses se ha hecho más famoso que “la Rosalía” , nos están sirviendo para darnos cuenta de lo que es realmente importante. Aquello que por cotidiano dábamos por hecho y pasaba inadvertido día tras día…

Ya en las primeras comparecencias del comité de crisis se hablaba y mucho de lo la diferencia entre lo urgente: refortalecer un sistema de sanidad pública denostado por los sucesivos gobiernos desde la famosa crisis de 2008 ; y lo importante: salvar vidas. Efectivamente, hay millones de cosas urgentes pero no por ello son lo más importante.

Esta crisis sanitaria nos ha robado 23 días oficialmente, desde que el 14 de marzo se decretó el Estado de Alarma, a los niños y a algunos adultos… unos pocos días más. Sin embargo, a cambio de robarnos 23 días de libertad -y otras tres semanas que nos quedan de cuarentena de momento- nos está enseñando, al menos a los que queremos verlo, que lo importante es vivir, que eramos más felices de lo que creíamos y a ver con quién puedes contar. Por independiente y despegado que seas, sabes a quién estás echando de menos y quien te preocupa…. incluso puede que te sorprenda que de pronto te preocupe un vecino, un amigo que hace años que no ves o un familiar. Son momentos de hacer “higiene social” y dedicar una llamada o una vídeo llamada a los tuyos para que sepan que estás ahí.

Por el contrario, una vez pasaron los primeros días… aquellos en los que agotamos el papel higiénico por el pánico ante la pandemia de covid-19 y antes de entregarnos a la cocina y el deporte como si conseguir un sixpack fuera a vencer al coronavirus, cuando los más ingenuos pensaban que esto en 15 días estaba hecho y que total “los paseos no están prohibidos” (ERROR)… nos hemos dado cuenta de que esto va en serio y ya nunca volveremos a ser los mismos.

Los esfuerzos están enfocados en paliar el colapso del sistema sanitario que está mostrando que funciona gracias a los profesionales sanitarios que, fieles a su juramento, están dando incluso su vida por combatir al virus., mientras nos ruegan que les ayudemos quedándonos en casa para evitar nuevos contagios. No hay que olvidar que este nuevo coronavirus cursa sin sintomatología en algunos pacientes que en cambio son “grandes contagiadores” que inconscientemente pueden contagiar hasta a tres personas en una salida a la compra sin las debidas precauciones.

La sociedad está cambiando ¿hacía dónde? eso solo lo sabremos con el tiempo pero tras el confinamiento, nadie volverá a ser como era. Espero que la mayoría evolucionemos hacía una sociedad más responsable, solidaria, respetuosa y preocupada por los demás. Un “¿cómo estás?” nunca sobra y en estos momentos menos que nunca. Lo urgente es recuperar la normalidad, lo importante valorar la vida y ser feliz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: