Oda a la torrija

Las torrijas son una delicia que como la mayoría de las exquisiteces procede de las sabias amas de casa que en su carrera de fondo para alcanzar el final del mes y alimentar a su familia buscaban, inventaban y se las ingeniaban para aprovechar hasta la última rebana de pan, que nunca estaba suficientemente duro como para tirarlo.

La receta de las torrijas poco ha cambiado, puesto que básicamente una torrija no es más que pan mojado. Aunque por regiones, cambia un ligeramente su elaboración y totalmente su sabor. Algunos lo remojan en vino, otros lo preferimos en leche y huevo con ese punto de canela que le da el característico olorcito y sobre todo ese sabor inconfundible.

Ahora hay quien profana tan deliciosa receta utilizando ¡pan de molde! Eso es una aberración que atenta contra el principio más básico de las torrijas que es el de aprovechar el chusco de pan que por quedarse duro nadie quiere y en vez de tirarlo, las madres de hace muchos siglos aprovechaban mojándolo y endulzándolo para ahorrarse unas perrillas y alimentar a sus familias.

La torrija de siempre se basa en tres ingredientes tan básicos como pan, leche y huevo. Existen muchas recetas y tantas maneras de hacer las torrijas como personas que las hagan pero para mí la mejor receta es la de mi casa: la que llevo comiendo (y disfrutando) toda la vida y que os detallo paso por paso.

Receta para torrijas

– Una barra de pan, puede ser especial para torrijas que es más absorbente y tierno o simplemente pan duro del día anterior.

Leche, al gusto en casa suele ser desnatada porque siempre tomamos esta variedad y es raro que recordemos comprar otra para cocinar.IMG-20150329-WA0021

Azúcar.

Huevos.

Canela en rama y en polvo.

Agua.

Aceite de girasol.

Cortamos las rebanadas de pan del grosos de un centímetro (un dedo y medio) y las sumergimos en leche con azúcar y canela que previamente habremos mezclado en un bol o bandeja profunda. Cuando el pan está empapado pero entero lo pasamos por huevo batido y lo freímos con abundante aceite (en casa utilizamos girasol porque no interfiere en el sabor de la torrijas).

IMG-20150331-WA0012Cuando las torrijas están doradas por ambos lados las ponemos sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite y de ahí las pasamos a una bandeja profunda. Una vez están todas las torrijas que fritas, ponemos a cocer agua con azúcar (el típico almíbar) al que añadimos una ramita de canela y canela en polvo al gusto, cuanto la mezcla rompe a hervir la retiramos, colamos y vertemos sobre las torrijas en la bandeja. Ten en cuenta que las torrijas absorberán esta mezcla por lo que es conveniente que prepares bastante cantidad. Para una barra de pan, yo haría alrededor de un litro de almíbar (mejor que sobre).

Existen otras recetas de torrijas, algunos les dan el toque final con vino o las rebozan en azúcar glas pero a mi estas recetas no terminan de gustarme tanto como la de mi casa aunque estoy abierta a probar y por supuesto a las sugerencias.

 

4 Respuestas

  1. Jorge dice:

    Me van a pillar con las manos en la masa…..siempre que llegas a casa, me pillas en la cocina……..

  2. paloma dice:

    Las torrijas de tú casa las hago yo y son la misma receta de mi madre y de mis abuela y todos los que las comen dicen queson únicas es más, tú sabes que me han propuesto hacerlas para venderlas.

  3. Albert dice:

    Muy buen artículo!

    Estoy a favor de la tradición de la receta pero en la cocina todo cabe y gracias a esa creatividad hemos llegado donde estamos.

    ¿Una torrija con una masa tipo pan pero sin ser pan? Si respeta el espíritu bienvenido sea

  4. Tania dice:

    Las torrijas son lo mejor… pero no hay que desmerecer a las de pan bimbo… pues si están bien hechas… ; p

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: