El ombligo del mundo

Las personas sanas y normales nos vemos como individuos competentes aunque haya campos en los que obviamente no sobresalgamos, será una cuestión de autoconservación pero ningún idiota es consciente de serlo. Y esto es sano, además en el caso de la belleza es también algo totalmente relativo y subjetivo.

El problema viene cuando el mediocre o “normal” se cree superior a los demás… Ahí radican los problemas de falta de humildad que acaban por frustrar a los de alrededor y más si cabe, cuando no puedes decirle al sujeto en cuestión “tú eres tonto, chaval. Ni que fueras el ombligo del mundo“.forgess

Seguro que con los primeros párrafos, ya estás visualizando a tu tonto de baba particular, pues ten cuidado que es bastante probable que tú seas el invitado a La Cena de los idiotas de alguien y ni siquiera lo sospechas. Al menos, se educado y sobre todo buena persona.

La frustración que produce no poder decir lo que piensas, debe ser parte del proceso de madurez y en mi caso, síntoma inequívoco de que aún me queda por crecer o que vivo en un mundo de piruletas y fantasías en el que si actúo de buena fe y acorde a mi moral nada debería salirme mal. Este “mal” es de predisposición genética y parece que no se cura con el tiempo, tengo el vivo ejemplo en casa. Al final, parece que ellos, los mediocres con ínfulas, son los que ganan y a los mediocres sin más nos queda el clásico “ajo y agua” o seguir dando tumbos, si eres un mediocre con un plan “b” o tu tonto de baba es totalmente prescincible.

Los buenos modales deberían ser para él que los merezca. Sin embago, lo socialmente aceptado es que seas amable y des un trato correcto a todos, mientras los tontos de baba, índicecomo son superiores, pueden permitirse ser bordes porque al fin y al cabo, ellos son mejores que los demás y si no lo ves es porque no eres tonto de baba, lo eres de capirote, de esos que creen que serán capaces de cambiar el mundo.

Como ya he dicho, en mi caso es genético quizá tú… seas el ombligo del mundo o ¡estés a tiempo de salvarte!

Pdt: Todos los ombligos tienen pelusas, luego si eres el del mundo… háztelo mirar.

Y si te das por aludido, ya sabes aquello de “quien se pica, ajos come”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: