Pedro Sánchez oye voces que cuestionan pero no a él

El secretario general del PSOE ha perdido. o no ha ganado, dos elecciones generales, una investidura y ha  impedido la formación de un gobierno pero no contempla su dimisión porque el “asume su responsabilidad política”, como a expresado en la cadena SER. Así las cosas, caminamos a la tercera fiesta de la democracia cuando aún no hemos superado la resaca de la primera.

Las voces que oye Pedro Sánchez no son en su contra. Aunque las hay, sin ir más lejos el propio comité no está claro que apruebe su convocatoria de un congreso y elecciones primarias el 23 de octubre. A Pedro se le despiertan los enemigos, Susana Díaz ya se ha brindado a asumir la secretaria a la que postula hace meses o quedarse de portera en Ferraz, lo que decidan sus compañeros.

Susana Díaz: “Estaré donde quieran mis compañeros, en la cabeza o en la cola del PSOE”

14749738625307

Sin  embargo, el secretario general de los socialistas sigue ofreciendo “alternativas”. Como una investidura alternativa de un gobierno de coalición que no cuenta con el apoyo de su partido a desear unas terceras elecciones (en cierto modo) porque “unas elecciones no son nunca mala solución para un demócrata”. Lo que Pedro aspira a lograr es convencer a los suyos de que no quieren a Rajoy al frente de una ejecutiva, no deben permitirlo y menos aún facilitarlo.

Pedro Sánchez “la abstención no es la solución”

Mientras tanto, el socialista ha llamado a la militancia a un congreso exprés y primarias el 23 de octubre. Sánchez repite y se postula como secretario general y candidato, está dispuesto a no abandonar su despacho y defiende su puesto de trabajo como cualquier currito o aún más ímpetu. Los socialistas le nombraron a él y no a otro como su secretario y candidato, aunque sea consciente de que con ese empeño esté lastrando a todo un partido que cada vez cosecha peores resultados y esté terminando con su imagen de candidato galán para cosechar la de candidato gafe que ya tuvieron sus predecesores como Zapatero o el casi olvidado Rubalcaba, que al menos tuvo la dignidad de rendirse cuando hundió al PSOE en 2011 y en las europeas de 2014,

Los resultados de Sánchez son aún peores que los del fallido Rubalcaba pero él, con su porte y sus hoyuelos, se quiere a si mismo y no va a dejarlo. Cree en la remontada pero lo que no sabe es que la épica de Juanito ya la ha gastado por completo el equipo de Concha Espina.

Tendremos que esperar aún unos días para conocer que decide el comité del PSOE y si Sánchez revalida el título con el apoyo de qué barones y por supuesto, estaremos muy atentos a lo que la reina de los socialistas: Susana Díaz tenga que decir.

2 Respuestas

  1. Lara dice:

    Ay, Pedro… Si hubieras prestado atención a las voces…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: