Rita Barberá: transfuguismo en diferido

Rita Barberá ha decidido que “el caloret” salga por donde quiera que ella no se refresca en la sede popular pero se queda al refresco de su escaño en el Senado y de los gintonics a buen precio que ofrece la cafetería de las cortes.

Ha costado pero al final, parece (solo parece) que hay políticos que se avergüenzan de ser acusados de corrupción y por las presiones hasta dimiten. Al menos es lo que ha hecho la que fuera alcaldesa valenciana hasta 2015 ha decidido apearse de la gaviota pero ¡se niega a dejar su escaño!

Es increíble el sentimiento de propiedad sobre un escaño en el Senado, ese cementerio de elefantes. Rita Barberá asegura que su poltrona de senadora es suya y de nadie más, así que se la queda. No es que Barberá se quiera llevar el sillón a casa es que no se va del retiro dorado, para viejas glorias políticas que se resisten a la jubilación total, que es el Senado. El tema es si el escaño es del PP y este se lo cede a Rita o si el escaño es de Rita que engordaba la presencia de senadores populares… tanto monta, monta tanto porque Rita se presentó en las listas del PP y el PP consiguió el escaño por gente que votó a Rita.

¿Estamos ante una dimisión en diferido como la indemnización por despido de Bárcenas?

En lo que personalmente no tengo duda, es en que la señora Barberá es una tránsfuga de manual y sin ir muy lejos el propio diccionario de la Real Academia de la Lengua Española lo define, falta poner una foto de la susodicha al lado.

transfuga

Y para colmo, Rita Barberá cobrará 2.300 euros al mes más al abandonar el grupo del Partido Popular y pasar al grupo mixto del Senado. Sin embargo, eso no tiene nada que ver en su decisión, ella es la que sale perdiendo al abandonar el PP para no dañar la imagen del partido pero no deja el escaño porque es suyo y dejarlo le haría parecer culpable de las acusaciones de corrupción por las que el Supremo quiere investigarla. ¿Alguien entiende la lógica “baberiana”?

Santa Rita, Rita lo que se da no se quita ni el sueldo, ni el escaño, ni el aforamiento pero todo sea por el bien común y la poca vergüenza.


 

3 Respuestas

  1. Cuenta muchos billetes, puede permitírselo. A nuestra costa.

  2. Berta dice:

    No sin su bolso “Amazona” y sus perlas, bien de laca y a contar billetes

  1. 20 octubre, 2016

    […] Barberá dimitía de sus cargos en el PP para no perjudicar al partido por el caso Imelsa. Rita Barberá abandonaba la militancia pero se aferraba a su escaño en el Senado, lo que ocasionaba que siguiera siendo inimputable por su condición de aforada, salvo que el juez […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: